Llamarada by Ribasti

Hace poco pude conocer y probar una iniciativa muy fresca que sale del corazón de Baza (Granada). Roberto Quimera ha creado, bajo la marca Ribasti, unas recetas muy interesantes y hoy quiero presentaros una de sus salsas estrella: LLAMARADA. Y lo pongo en mayúsculas porque es una salsa mayúscula en todos los sentidos.

Ribasti se basa en la artesanalidad, pimientos picantes de la huerta de Roberto y unas recetas con un blend de pimientos bastante valiente.

“Llamarada” tiene Habanero rojo, Trinidad Scorpion Butch T, Trinidad X Strain y Bird’s eye. Toda una declaración de perversas intenciones contra nuestras papilas gustativas.

Es un blend muy osado y complejo que complementa con una combinación de verduras muy seductoras: cebolla, ajo, zanahoria, mermelada de pimiento, limón, pimiento morrón y vinagre de manzana y especias aromáticas. Y todo esto asado en horno de leña. Ya esto me deja sin palabras. Para los que intentamos humildemente hecer recetas propias, sabemos el retazo que es combinar tantos sabores en una salsa que tenga un resultado armonioso. Pues bien, el tipo lo consigue!

El color es de un rojo intenso, vibrante pero muy natural. Le va muy bien el rojo lava, porque ya apunta a que va ser fiera. De aroma es muy rico en verduras, con los pimientos picantes como protagonistas. No sale esa fuerza en la nariz, al contrario, huele super rico y dulce. Se nota después el ajo y el ahumado. El vinagre apenas se nota, por lo que no contamina la riqueza en matices que da la verdurita.

Cuando la pruebas, es muy explosiva. Yo sugiero probarla primera en una dosis muy pequeña. Eso hace que puedas percibir bien toda la riqueza de sabores de la verdura y el ajito. El toque ahumado-leña está muy presente y es increíble como se percibe mientras los capsicums van haciendo su trabajo. Digo empezar por poco porque cuando vas a más, el picante se convierte en mega-protagonista y sus tres diablos invaden paladar, lengua, labios y garganta. Fuego y más fuego. Es de esas salsas con las que adoras enchilarte porque, pese a que es acumulativa, no puedes dejar de comerla.

Al darla a probar es interesante porque el público con más tolerancia al picante se convierten en adictos, les aporta picor mega punzante pero se siente que es algo más que un vehículo de Capsaicina. Y, por otro lado, me ayuda a enseñar a los que se inician que mucho picante y sabor son mundos que se pueden dar la mano. Quitas muchos sesgos de que “el picante anula los sabores” porque pica mucho y sabe mucho.

Maridaje musical: Un homenaje al maestro salsero Roberto que es el batería de SVUCO. No podía pegar más probar esta salsa escuchando mis intros de batería favoritos de la historia en Llamada by Ribasti Best Drum Intros. Encontraréis muchos estilos, tanto en intros más complejos y llenos de virtuosismo, como otras entradas sencillas, potentes, icónicas con mucho mucho mucho feeling. Estaré encantado que suméis alguna en comentarios, me digáis vuestras favoritas o qué intro refleja mejor el sabor de Ribasti.

Me encanta con: Un pico de pan y como sustituto de la mostaza en un gran filete. Por ejemplo, el de la foto, uno de mis cortes favoritos: el French Rack. Un corte super sabroso con buena grasa infiltrada, tierno e ideal para hacer en horno de leña, bien sellado al principio y a baja temperatura. Un combo ganador.

Deja un comentario